O SOUTO E A ESPERANZA/ EL SOTO Y LA ESPERANZA

SOUTO DO CANGREXEIRO

SOUTO DO CANGREXEIRO

O souto agarda baixo sol ou chuvia,

espíndose tras dúas estacións,

deixa caer as follas riba do esterco fúnxico

que florece na terra

e as danzas polonesas de Chopin

que o silencio executa no teclado

disposto polo aire

fan desa follagada

o baile de salón.

 

O souto é o salón que cobre a nube

protexéndoo da chuvia

se o vento é favorable

ou o sitio onde chove en dúas farvenzas…

e os espellos da auga que se estanca

na cunca remolida das súas follas

róuballe a luz ao día para o pintor que soña

escalas de amarelo,

para o poeta que acha

metáforas de vida en cada outono.

 

Íspese a psique do seu ruido íntimo

e sacódense os pés do póo do asfalto

coas follas voandeiras

que saen desde o souto a recibirnos

e a marcar o carreiro

dese encontro profundo no que o tempo

se amosa iridiscente nos seus cambios.

 

E as idades están todas no souto.

A infancia

xogando á escondedela cos ananos.

A adolescencia

movéndose en glisando como a cobra.

A xuventude

aprofundando amores recén nados.

A madurez

movendo nos recordos desgranados.

A ancianidade

intentado guiar as emocións.

 

Pero non está a morte.

Porque o souto

é sempre a alegoría do regreso

do canto dos paxaros.

 

O Cangrexeiro,  06-12-12

Versión de la autora en lengua castellana

 

El soto aguarda bajo sol o lluvia,

se desnuda despacio tras de dos estaciones,

deja caer sus hojas sobre el estiércol fúngico

que florece en la tierra

y las danzas polonesas de Chopin

que el silencio ejecuta en el teclado

dispuesto por el aire

hacen de la hojarrasca

su baile de salón.

 

El soto es el salón donde la nube

proteje de la lluvia

si el viento es favorable

o el lugar donde llueve en dos cascadas

y el espejo del agua que se estanca

en el cuenco acolchado de las hojas

roba la luz del día para el pintor que sueña

escalas de amarillo

o el poeta que busca

metáforas de vida en cada otoño.

 

Se despoja la psique de su ruído íntimo

y los pies se sacuden el asfalto

con hojas volanderas

que salen desde el soto a recibirnos

y a marcarnos la senda

del encuentro profundo donde el tiempo

se muestra iridiscente en sus vaivenes.

 

Y todas las edades en el soto.

La infancia

jugando al escondite con los gnomos.

La adolescencia

moviéndose en glisando cual serpiente.

La juventud

profundizando amores ya nacidos.

La madurez

moviendo los recuerdos desgranados.

La ancianidad

intentando guiar las emociones.

 

Pero no está la muerte.

Porque el soto

es siempre alegoría del regreso

del canto de los pájaros.

 

 

Advertisements