PALABRAS CON IRA (POESÍA INDIGNADA, ZURGAI)

PALABRAS CON IRA

 

II

 

Hai palabras que esconde o gran lagarto verde polas fendas da rocha.

Con  lingua pegañenta de gran camaleón,

procúraas disfrazado como un executivo de gama alta,

ou en escama limpa

entre o rileiro das trituradoras

que destrúen os rastros do papel.

 

Son vergoñentas e hai que as ter a escuras,

anque se lles permita saír de noite en celo para reproducirse

e o gran lagarto as volva na amencida ao seu recado inmundo.

 

Algunhas pingan sangue pola sílaba tónica

ou contaxian o tétano

como se fosen sabres ferruxentos.

Outras sementan peste de cadáver leproso.

 

Hai substantivos que destilan fame,

desposesión e angustia. E hai adverbios

que con só pronuncialos causan morte.

 

Estas palabras que o lagarto vela, temidas polo pobo,

búscanas os poetas.

Desactivar ponzoñas 

con áxil pluma e con razón espida

é arte fascinante.

 

A deusa democracia, que adormece

nas polas dun loureiro,

compartirá xa esperta

as follas e os aromas cos poetas guerreiros

que celebran batallas incruentas,

que vencen as palabras e o pastor.

 

(Versión al castellano de la autora)

Hay palabras que esconde el gran lagarto verde en fisuras de roca.

Con lengua pegajosa de gran camaleón,

las busca disfrazado como un ejecutivo de alta gama,

o  en escama limpia

por entre el picadillo de las trituradoras

que destruyen los rastros del  papel.

 

Son vergonzosas y han de estar a oscuras,

aunque se les permita salir de noche en celo para reproducirse

y el gran lagarto las devuelva al alba a su recaudo inmundo.

 

Algunas sueltan sangre por la sílaba tónica

o inoculan el tétanos

como si fuesen sables oxidados.

Otras siembran la peste del cadáver leproso.

 

Hay  substantivos que destilan hambre,

desposesión y angustia. Y hay adverbios

que solo al pronunciarlos causan muerte.

 

Estas palabras que el lagarto vela, temidas por el pueblo,

las buscan los poetas.

Desactivar ponzoñas 

con ágil pluma y con razón desnuda

es arte fascinante.

 

La diosa Democracia, que dormita

reclinada en la copa de un laurel,

compartirá despierta

las hojas y el aroma con los vates guerreros

que celebran batallas incruentas

venciendo a las palabras y al pastor.


 Publicado na revista ZURGAI, POESÍA INDIGNADA

 

 

Advertisements